Y a todo esto, ¿Por qué la salud mental?

Para todos los individuos, la salud mental, la salud física y la salud social son componentes esenciales de la vida estrechamente relacionados e interdependientes. Cuanto mayores son nuestros conocimientos sobre esta relación, más evidente resulta la importancia básica de la salud mental para el bienestar general de los individuos, las sociedades y los países.

Desgraciadamente, en la mayor parte del mundo no se concede a la salud mental y a sus trastornos la misma importancia que a la salud física. Muy al contrario, han sido objeto de indiferencia o abandono. En parte como consecuencia de esta actitud, el mundo está sufriendo una carga creciente de trastornos mentales, y un desfase terapéutico cada vez mayor.

Hoy día, aproximadamente 450 millones de personas padecen un trastorno mental o del comportamiento, pero sólo una pequeña minoría recibe siquiera el tratamiento más elemental. En los países en desarrollo, a la mayoría de las personas con enfermedades psiquiátricas graves se les deja que afronten como puedan sus cargas personales, como la depresión, la demencia, la esquizofrenia y la toxicomanía. En conjunto, a muchas de ellas su enfermedad las convierte en víctimas y en objetos de estigmatización y discriminación. El envejecimiento de la población, el agravamiento de los problemas sociales y la agitación social permiten prever un aumento del número de afectados. Entre las 10 primeras causas de discapacidad en el mundo, cuatro corresponden ya a trastornos mentales. Esta carga creciente supone un costo enorme en sufrimiento humano, discapacidad y pérdidas económicas.

Se calcula que los trastornos mentales y del comportamiento representan el 12% de la carga de morbilidad en el mundo; sin embargo, el presupuesto para salud mental de la mayoría de los países es inferior al 1% del gasto total en salud. La relación entre carga de morbilidad y gasto en salud es claramente desproporcionada. Más del 40% de los países no disponen de una política de salud mental, y en más del 30% no existe un programa dedicado a ella. Más del 90% de los países carecen de una política de salud mental que incluya a niños y adolescentes. Es frecuente, además, que los planes de salud no cubran los trastornos mentales y conductuales en la misma medida que otras enfermedades, hecho que genera importantes problemas económicos para los pacientes y sus familias. De este modo, el sufrimiento persiste y los problemas aumentan.

Acciones sugeridas:

A continuación se en listan algunas características de la atención en la comunidad:

  • Servicios cercanos al domicilio, que incluyan atención en el hospital general para los casos agudos, y residencias para estancias largas en la comunidad;
  • intervenciones relacionadas con las discapacidades además de con los síntomas;
  • tratamiento y atención específicos para el diagnóstico y las necesidades de cada persona;
  • una amplia gama de servicios que respondan a las necesidades de las personas con trastornos mentales y comportamentales;
  • servicios coordinados entre los profesionales de la salud mental y los organismos comunitarios;
  • servicios ambulatorios antes que residenciales, incluidos los que permitan el tratamiento a domicilio;
  • colaboración con los cuidadores y respuesta a sus necesidades;
  • legislación en apoyo de los aspectos citados

Escrito por: Dr. Aldo Antonio Suárez Mendoza

2018-12-21T23:10:58+00:00

Entradas recientes

Contacto

Sierra Candela 111 Consultorio 306, Col. Lomas de Chapultepec, Miguel Hidalgo, C.P. 11000, Ciudad de México.

Phone: 5202 2971

Mobile: 5202 7853